Lengua árabe
   Cursos mensuales y continuos

MUNDO ARABE.ORG

     Curso "Islam y Mundo Árabe"

 


 

_____________________________

Ni donación ni reconstrucción

 Ahmed Hijazy

Esta ocupación ilegal nunca puede ser legitimada por una resolución de Naciones Unidas que pretende facilitar la administración de la crisis en la que los Estados Unidos y sus vasallos se han visto metidos. El bochorno de Bush y cia. sobre “el proceso de reconstrucción y las donaciones” no es otra cosa que un “mastiqueo” de palabras que no convencen a nadie. Todos sabemos que, desde el primer momento, la estrategia de los invasores ha sido el engaño, ni siquiera sus farsas que hemos mencionado mucho antes de la guerra fueron rectificadas, es más los mentirosos no han tenido vergüenza por sus falsificaciones o, quizás, están siendo como aquél que necesita creerse sus invenciones antes de hacerlas públicas, y por esto siguen buceando en su mar de mentiras.

  El hecho de que países que se opusieron a la guerra apoyaran la resolución 1.511 sobre la “reconstrucción” y la seguridad en Irak y un dudoso proceso para poner calendario de transición política en el país ocupado, no quita importancia a la ilegalidad de la presencia de las fuerzas invasoras en el país árabe.  El chorreo de sangre que nadie quiere está abriendo más heridas en Irak; es verdad que hay más de 140 soldados invasores muertos a manos de la resistencia iraquí, pero también –y esto es lo que nos preocupa más- las cifras indican que más de dos mil iraquíes fueron asesinados a manos de los ocupantes desde “el fin oficial” de la guerra y otros diez mil están detenidos en cárceles ilegales que no difieren en nada de los campos de concentración.

La invasión que fue justificada por la existencia de las armas de destrucción masiva se está convirtiendo en un proceso de destrucción masiva no sólo de Irak, sino de todo Oriente Próximo. La democratización del país es aún peor, el dictador ha sido reemplazado por varios dictadores representados por los contingentes militares de los asaltantes. La única labor que tienen se divide en dos: reprimir a la población y negociar las concesiones de contratos con las empresas de los países ocupantes. Han pasado ya siete meses desde que empezó la invasión y no hemos visto nada reconstruido, ni siquiera las necesidades básicas o el sistema escolar fueron  restablecidos con los esfuerzos de los invasores, ni con los de las ONGs colaboracionistas que llegan al país a bordo de los DC militares. Son los mismos iraquíes quienes restablecieron el sistema escolar, son ellos mismos quienes están organizando las actividades públicas de la vida cotidiana. Aquellos colaboracionistas de ciertas ONGs que llegan al país para salir en la foto repartiendo material escolar nos recuerdan a otros similares que lo hacían colaborando con el régimen desaparecido.    

La nueva mentira de lo que queda de este año, y quizás del próximo, está siendo “la reconstrucción” del país. De ahora en delante tendremos una noticia “positiva” en los medios de comunicación cada vez que asfalten una calle o rehabiliten un hospital que ellos mismos destruyeron. De qué reconstrucción se está hablando, cuánto cuesta y cuánto donarán los asaltantes. Estas preguntas necesitan números y los tenemos; necesitan que se explique como se darán al país invadido y lo están diciendo a medias; necesitan calendario y éste está bastante confuso.

“Los donantes” dicen necesitar invertir unos 55.000 millones de dólares para que el país vuelva a funcionar, aunque el Banco Mundial dice que sólo se necesitan 30.137 millones para el mismo fin. El botín comercial en Irak según los mismos invasores ascienden a 600.000 millones de dólares. Con un sencillo calculo podemos descubrir que los invasores se lucrarán siete veces más de lo que van a “donar”. En pocas palabras: ganarían en comercio y explotación 600.000 millones de dólares, a cambio “donarían”  55.000 millones de dólares.

Los 600.000 millones de dólares que obtendrán los invasores vienen de los costes de reconstrucción, el Gobierno Transicional no tiene ninguna palabra a la hora de decidir sobre este dinero. Esta cuantía está siendo pagada –desde hace ya cinco meses- gracias a las exportaciones de petróleo iraquí ya que ninguna empresa de los países ocupantes clava ni siquiera un clavo sin tener garantizado el pago de sus servicios. La garantía la expide el responsable de la administración colonial, el estadounidense Paul Bremer, con su firma y fuerza militar, sabiendo de antemano que el país entero con sus riquezas y sus penas está bajo el control de EE.UU. y compañía.

Si tenemos esto en cuenta y entendemos que las exportaciones de petróleo iraquí son suficientes para pagar los costes de la reconstrucción, y prácticamente lo están pagando, entonces tenemos que preguntarnos para qué Bush y cia. necesitan buscar “donaciones”.

Las llamadas “donaciones” estimadas en 55.000 millones de dólares, en su gran parte según declaraciones de los portavoces de los países usurpadores, necesitan más de cuatro años para llegar a Irak y, siendo éste el colmo, llegarán en conceptos muy confusos: menos de la mitad como “ayudas”, el resto entre prestaciones y créditos como en el caso de España que destina unos 300 millones de dólares en concepto de crédito FAD, o sea a devolver dentro de cierto tiempo.

Estados Unidos declara que va a “donar” 20.000 millones dólares de ellos más de una cuarta parte será destinada a “temas de seguridad”, es decir a gastos de su propio ejército de ocupación. En el mismo sentido, quizás sea muy importante saber que la cuantía total de los contratos que la misma Autoridad Provisional de Ocupación, controlada por EEUU, concedió a empresas norteamericanas en los últimos cinco meses asciende a 11.000 millones de dólares, y esto que acabábamos de empezar.

Gran Bretaña y Japón lo harán también en el mismo sentido que ha elegido España: créditos FAD que Irak tendrá que devolver a estos países. El Fondo Monetario Internacional (FMI) destinará un crédito de 400 millones de dólares que el país invadido tendrá que abonar dentro de diez años, y a cambio, tanto el FMI  como el Banco Mundial tendrán un papel poderoso dentro del futuro sistema financiero de Irak y no se descarta “argentinizar” el país, llevándolo a un desastre económico mayor de lo que vive estos días.

Con todo esto no creemos que en la Conferencia de Madrid se pongan las bases de la reconstrucción de Irak ni su normalización, más bien será un encuentro para repartir el pastel iraquí: nada más que 600.000 millones de dólares, ¡esto es mucho dinero!.      

 

Curso
 Islam y Mundo Árabe

Presencial y a distancia

Inscripción online

 

 

Editor Ahmed Hijazi
Red Mundo Árabe . Plaza Callao, Nº 1 -
3º- 2, Madrid 28013, España
Teléfono:
915228922 - 637979217 E-mail: mundoarabe@mundoarabe.org
Copyright ©Mundo Árabe  2000-2007 Madrid-España

Resolución de pantalla recomendada 1024 x 768

 

   
 PUBLICIDAD    Tienda Online