Lengua árabe
   Cursos mensuales y continuos

MUNDO ARABE.ORG Curso "Islam y Mundo Árabe"
 


 

__________________________________________________________

Demanda en París contra Rumsfeld por las torturas de
 Guantánamo y Abú Ghraib

  MUNDO ARABE.ORG, 11/2007

Aprovechando la presencia en París del ex secretario de Defensa norteamericano Donald Rumsfeld, varias asociaciones internacionales de derechos humanos presentaron en la capital francesa una demanda en su contra por haber autorizado torturas en la base de Guantánamo y la prisión iraquí de Abú Ghraib. "Rumsfeld debe entender que no tiene dónde esconderse", dijeron los denunciantes.

La base legal de la denuncia es, según el comunicado de las asociaciones, el convenio contra la tortura de 1984, ratificado tanto por Estados Unidos como por la República gala.

"Francia tiene una competencia establecida" para que su Justicia se ocupe de "la responsabilidad penal individual por crímenes de tortura si los culpables de ésta se encuentran en su territorio", explica la nota.

"Espero que la lucha contra la impunidad no sea sacrificada en nombre de la razón de Estado. Llamamos a Francia a negarse a transformarse en paraíso de criminales", dijo Souhayr Belhassen, presidenta de uno de los grupos denunciantes. El ex jefe del Pentágono se encuentra en París para participar en un debate organizado por la revista Foreign Policy. Ésta es la quinta demanda contra Rumsfeld por las torturas en Irak. Las otras cuatro, dos en Alemania, y una en Argentina y Suecia, no prosperaron.

La punta del iceberg

En junio de este mismo año, el periodista Seymour Hersh entrevistó por primera vez al general encargado de la investigación del abuso en la prisión bajo mando estadounidense en Irak, quien le reveló que aún no se han dado a conocer las peores imágenes de la tortura en Abu Ghraib, que los altos mandos estaban enterados de esa situación unos cinco meses antes de que el secretario de Defensa en ese entonces, Donald Rumsfeld, testificara ante el Congreso que apenas se había enterado, y que el general fue aislado y finalmente obligado a retirarse del servicio activo por el informe que rindió sobre el asunto.

Hersh, en una nota publicada en The New Yorker, reporta que a mediados de enero de 2004 el comando militar ya sabía de la existencia de más de 100 imágenes de abuso y tortura en Abu Ghraib, y tenían por lo menos descripciones del contenido de esas imágenes. Sin embargo, en mayo al testificar ante el Congreso, Rumsfeld y oficiales del alto mando expresaron que no habían visto las imágenes hasta la noche anterior de su presentación ante los legisladores.

Una semana antes, Hersh en The New Yorker y CBS News habían difundido algunas de las descripciones e imágenes del abuso, obligando a la Casa Blanca a responder que era un caso de actividades ilegales de un pequeño grupo de soldados, que Estados Unidos no torturaba y que fue el propio ejército el que descubrió e investigó el abuso.

El general Antonio Taguba, encargado de la investigación oficial (con severos límites), informó a Hersh que existían correos electrónicos con descripciones de lo ocurrido que se enviaban entre los generales encargados de la guerra, y en el propio Comando Central, así como en altas esferas del Pentágono, incluso en la misma oficina del secretario de Defensadesde enero. Pero al reunirse por primera vez con Rumsfeld y su entonces segundo, Paul Wolfowitz, e integrantes del Estado Mayor, el día antes de la presentación ante el Congreso, todos indicaron que no habían visto los detalles ni las imágenes de los abusos.

Taguba informó que algunas de las peores imágenes aún no han sido difundidas, como una en la que un policía militar estadounidense sodomiza a una prisionera iraquí. Taguba inició su investigación en enero de 2004, y entregó su informe en marzo, en la que concluyó, entre otras cosas, que "numerosos actos de abuso criminal sádico, flagrante y desenfrenado fueron infligidos a varios detenidos", y que esto fue "un abuso sistémico e ilegal". Pero a pesar de haber entregado más de una docena de copias del informe a altos oficiales en marzo, los hombres del presidente Bush pretendieron jamás haberlo visto hasta mediados de mayo.

Todo indica, señala Hersh, que hubo algún tipo de encubrimiento al más alto nivel del gobierno de Bush -incluido el propio presidente-, sobre quién, cuándo y cuánto se sabía de los abusos. El hecho de que después de presentar su informe, a Taguba se le ordenó ocupar un puesto marginal dentro de la burocracia y que finalmente fue obligado a renunciar en enero de este año, demuestran que su labor no fue bienvenida.

Más en nuestro archivo

* Leer también: Tortura en Iraq

* Dossier Iraq

 

 

 

Curso
 Islam y Mundo Árabe

Presencial y a distancia

Inscripción online

 

Editor Ahmed Hijazi
Red Mundo Árabe S.L.U. Plaza Callao, Nº 1 - 3º- 2, Madrid 28013, España
Teléfono: 915228922 - 637979217 E-mail: mundoarabe@mundoarabe.org
Copyright ©Mundo Árabe  2000-2008 Madrid-España

Resolución de pantalla recomendada 1024 x 768

 

   
 PUBLICIDAD