INICIO | PALESTINA | MUNDO 脕RABE | ART脥CULOS | MUJER | CULTURA | CURSOS | CONTACTO
Francia, al descubierto

Marwan Bishara

MUNDO ARABE.ORG

 

Francia ha acabado por sacar la artiller铆a pesada. En un discurso hist贸rico sobre la laicidad, el presidente Chirac ha hecho un llamamiento en favor de la prohibici贸n de signos religiosos exhibidos de forma ostensible en las escuelas al lanzar una advertencia a los 5 millones de musulmanes del pa铆s, la mayor comunidad musulmana de Europa. Tras la ostensible declaraci贸n presidencial en defensa de los valores republicanos se agazapa una rep煤blica asediada, una rep煤blica a la defensiva en el plano internacional en la cuesti贸n de su 鈥渆xcepci贸n cultural鈥 y asimismo agresiva en su propio territorio en lo concerniente igualmente a la 鈥渆xcepci贸n cultural鈥 a cargo de una peque帽a parte de su sociedad.

La campa帽a en marcha obedece no a las kip谩s jud铆as ni a las cruces cristianas de regular tama帽o, sino a un par de miles de adolescentes musulmanas que llevan el velo isl谩mico en las aulas de la escuela p煤blica. Francia, el pa铆s de la moda que posee m谩s nombres y usos para un 鈥渇oulard鈥 (pa帽uelo) femenino que cualquier otro, resulta que quiere prohibir el uso del 鈥渧oile鈥 (velo) en las clases por su connotaci贸n religiosa.

Ciertos grupos discrepan. En determinados c铆rculos religiosos se considera que esta prohibici贸n es susceptible de crear fracturas en la sociedad, mientras que para los musulmanes moderados resulta una medida represiva contra la expresi贸n de un hecho cultural; para las mentes m谩s abiertas, se trata de una interferencia que invade el 谩mbito de la decisi贸n personal y el derecho de la mujer a un signo asimismo de car谩cter personal. Sea como fuere, la iniciativa del Gobierno franc茅s se propone poner coto a lo que considera influencia amenazadora de los 鈥渇undamentalistas isl谩micos鈥 o 鈥渋ntegristas鈥 y bloquear su intento de socavar el sistema laico del pa铆s mediante el empleo provocador de s铆mbolos religiosos en los santuarios de la Rep煤blica: las escuelas. Expresa la 鈥渢olerancia cero鈥 frente a los no dem贸cratas que intentan aprovecharse al m谩ximo del sistema democr谩tico del pa铆s.

 Francia, como suele hacer al afrontar un posible problema, liquidar谩 el dilema actual con una nueva ley, arbitrar谩 las medidas administrativas necesarias para su aplicaci贸n y dotar谩 de medios a las comisar铆as de los recursos correspondientes.

Tales iniciativas podr铆an volverse en contra de sus promotores porque, como ha se帽alado el peri贸dico 鈥淟e Monde鈥, har谩 del laicismo algo 鈥済茅lido, cerrado y a la defensiva鈥, excluyente de amplias capas de la ciudadan铆a que el Estado, en realidad, necesita integrar. En 煤ltima instancia, podr铆a dar popularidad a los elementos extremistas que el Gobierno quiere refrenar y controlar. Lamentablemente, las mismas muchachas obligadas por los hombres a vestir el velo en p煤blico ser谩n obligadas por otros hombres a quit谩rselo en las escuelas p煤blicas. 隆Viva la libertad, la fraternidad y la igualdad... y la laicidad!

Estas cuatro columnas 鈥搇as fuentes mayores y m谩s valiosas de la democracia francesa鈥 son mejor defendidas y apreciadas por su pueblo cuando se hallan inspiradas por el buen gobierno, no por la coerci贸n.

Por este motivo, Francia 鈥揷omo ha reconocido con cordura el presidente Chirac鈥 debe revocar con urgencia su actitud discriminatoria en el plano social y econ贸mico contra millones de musulmanes franceses por ser la manera realmente eficaz de integrarles en un Estado de todos los ciudadanos.

 Es evidente que Francia necesita afrontar el problema de la cultura de la desesperaci贸n que infecta sus 谩reas urbanas, encarando el execrable estereotipo de la 鈥渂anlieue鈥 (suburbio) generada por la decadencia de sus n煤cleos vecinales y de los cinturones de pobreza que rodean muchas de sus ciudades.

Lamentablemente, el ministro del Interior aspirante a la presidencia, Nicolas Sarkozy, ha desplegado a煤n m谩s polic铆a para abordar la mencionada problem谩tica de las zonas perif茅ricas, necesitadas de mejores pol铆ticas. El resultado ha sido una ligera disminuci贸n del delito pero acompa帽ada de una tensi贸n y hostilidad mayores frente al centro de poder.

Esta opci贸n se cobra sus v铆ctimas 鈥搒obre todo鈥 entre las mujeres musulmanas. Por ejemplo, los suburbios registran un creciente n煤mero de ataques y violaciones perpetrados por j贸venes musulmanes contra adolescentes que no llevan el velo, a las que no consideran como parte integrante de la 鈥渃omunidad鈥: son, en consecuencia, un blanco permisible. Despreciables, tanto si llevan el velo como si no...

El rechazo de los musulmanes franceses a ser objeto de rechazo da alas a una nueva 鈥減ol铆tica de la identidad鈥 que se expresa a s铆 misma, entre otras maneras, vistiendo el velo. Cuando los ciudadanos pierden la confianza o se ven marginados por su propio Estado, buscan otras formas de identidad 鈥搑eligiosas, 茅tnicas, comunitarias鈥 antit茅ticas a la cultura propia del Estado y la sociedad en que viven.

 El problema musulm谩n en Francia no es necesariamente franc茅s ni espec铆ficamente religioso. Se trata tambi茅n de un fen贸meno occidental que surge de la moderna cultura posmoderna colonial europea y que exige la m谩s profunda sensibilidad y atenci贸n para y con un pueblo que ya se halla humillado.

Las iniciativas del Gobierno franc茅s influir谩n en la manera en que sus vecinos se relacionen con decenas de millones de sus propios ciudadanos musulmanes y de otras etnias. Alemania, que posee la segunda comunidad musulmana en tama帽o, ya estudia las medidas francesas.

Por este motivo, Francia debe ir m谩s all谩 de afirmar la singularidad o especificidad del empleo de medidas coercitivas, para afrontar las cuestiones relacionadas con la 鈥減ol铆tica identitaria鈥 promovida por los musulmanes en toda Europa. Francia, como influyente pa铆s configurador de la Uni贸n Europea, ha de esforzarse para acabar realmente con todo tipo de marginaci贸n y discriminaci贸n contra los musulmanes en un continente susceptible de alentar una cultura causante de fractura social. Recu茅rdese al respecto que Francia fue el primer pa铆s europeo que legisl贸 para acabar contra toda forma de discriminaci贸n y para conceder a los jud铆os igualdad absoluta en 1791, antes incluso de que el moderno antisemitismo naciera en Europa.

Despu茅s de recorrer y dar conferencias en una veintena de ciudades francesas a lo largo de los dos 煤ltimos a帽os, he constatado de primera mano la amargura y marginaci贸n que afligen a tantos musulmanes franceses. Pero he presenciado tambi茅n el grado de sensibilidad, compromiso y energ铆a de la sociedad civil francesa a la hora de afrontar las desigualdades sociales y econ贸micas que provocan aquella situaci贸n.

El Gobierno franc茅s actuar铆a m谩s positivamente concentrando sus esfuerzos en el fortalecimiento de las asociaciones de padres y educadores a fin de afrontar los problemas relacionados con la pol铆tica identitaria en el caso de una de sus minor铆as 鈥搇a poblaci贸n estudiantil y sus familias鈥 en lugar de repartir e imponer instrucciones relativas a la manera de medir s铆mbolos religiosos 鈥渙stensibles鈥.

MARWAN BISHARA: Es profesor de la Universidad Norteamericana de Par铆s y autor de 鈥淧alestine/Israel: peace or apartheid鈥 (Zed Press)
Traduccci贸n: Jos茅 Mar铆a Puig de la Bellacasa.



 

 

MAS INFORMACI脫N
* Mujeres musulmanas: la mejor excusa de Occidente
* Francia, al descubierto
*
Sobre la autonom铆a del feminismo 谩rabe
* Una peque帽a victoria para las mujeres de Arabia Saud铆
* Mujeres musulmanas: la mejor excusa de Occidente
* T煤nez aprueba la paridad en las listas electorales

ARRIBA

CURSO MUJER Y MUNDO ARABE

CURSO ISLAM Y MUNDO ARABE

CURSO DE LENGUA 脕RABE

CURSO SOBRE PALESTINA

Suscr铆bete al Bolet铆n de Noticias
Nombre
E-mail



Mundo 脕rabe Madrid-Espa帽a
Contacto: mundoarabe@mundoarabe.org
Secciones
Palestina
Iraq
Sahara
Espa帽a
Art铆culos
Econom铆a
Cine
Cultura
Islam
Libros
Archivo
Temas de inter茅s
Mujer en el mundo 谩rabe
Islam y el mundo 谩rabe
Derechos Humanos

Israel y armas nucleares
Cursos
Curso de 谩rabe
Curso sobre Palestina
Verano en Egipto y L铆bano
Lengua 脕rabe
Mujer en el Mundo 脕rabe
Formaci贸n
Lengua 脕rabe
Cine 脕rabe