Lengua árabe
   Cursos mensuales y continuos

MUNDO ARABE.ORG

     Curso "Islam y Mundo Árabe"

 


 

____________________________________

La guerra, ¿para qué?

Xavier Batalla 

Mundoarabe.org,25/03/2005
Daños después de su inicio, la guerra de Irak tiene pocos conflictos a los que parecerse, pero, en un aspecto, recuerda a la Gran Guerra del catorce, sobre cuyas causas se sigue discutiendo noventa años después. Se sabe que las armas de destrucción masiva que le suponían a Sadam Husein no fueron el motivo. Tampoco parece que la causa original fuera la relación, hasta ahora no demostrada, entre Sadam y Ossama Bin Laden. Y parece descartable, aunque sin negar las buenas intenciones, que lo que movió realmente a Bush fue la intención de ahorrar horrores a los iraquíes. ¿Por qué, entonces, se invadió Irak?

 ¿Por el petróleo? Los neoconservadores, que reivindican para sí el idealismo de Woodrow Wilson, consideran que esta explicación es demasiado cruda. ¿Los negocios de Halliburton? Por la misma razón, sería un motivo prosaico. Fuentes oficiales estadounidenses aseguraron en su día que tenían pruebas de que Sadam preparó un complot para matar a Bush padre cuando éste visitó Kuwait en 1993, dos años después de haber salido victorioso del Golfo. Pero, aunque sean fáciles de comprender los sentimientos personales de Bush hijo, sería excesivo explicar el conflicto en clave de venganza personal. ¿Por qué, entonces, Irak?

 Los neoconservadores que diseñaron la guerra recordaban hace dos años al senador romano Catón, que terminaba sus intervenciones con un "¡Cartago debe ser destruida!". No deja de ser chocante, pero la Administración Bush, que accedió al poder rechazando por idealista el propósito de Bill Clinton de "construir naciones" (nation-building), mantiene ahora que la razón que le llevó a la guerra fue el propósito de construir un Oriente Medio democrático. Bush pretende que la transformación de Oriente Medio sea el mayor cambio político en la región desde el acuerdo Sykes-Picot, por el que británicos y franceses se repartieron en 1916 la parte asiática del imperio otomano. Pero esta vez no se trataría de un reparto, sino de sacudir el mapa para derribar a los autócratas. Es decir, un cambio radical de estrategia.

 Históricamente, Oriente Medio ha sido la gran excepción para Estados Unidos, que siempre se ha querido activo en la promoción de las reformas económicas y políticas. Washington identifica la democracia con el bien y la dictadura con el mal, pero, entre los árabes, los aliados de Estados Unidos, en nombre de la estabilidad y del acceso al petróleo, se han contado hasta ahora por regímenes autocráticos, como se quejan los creadores de AK Comics, un experimento egipcio que trata de demostrar que también puede haber superhéroes árabes demócratas. Una de las características de estos cómics es que no hacen ninguna referencia directa a la religión de sus superhéroes. "La religión no aparece porque ninguna fe puede ser interpretada como mejor que otra", han declarado los autores al Washington Post.

The Washington Institute for Near East Policy ha elaborado ahora, con el concurso de Madeleine Albright, Newt Gingrich, Jeane Kirpatrick y Francis Fukuyama, un documento cuyo título resume los pilares de la nueva estrategia estadounidense en Oriente Medio: seguridad, reforma y paz. En la década de 1970 los tres pilares estadounidenses eran otros, como afirma Juan Cole, profesor de la Universidad de Michigan: anticomunismo, apoyo a los poderes autocráticos y religiosos árabes, y acceso al petróleo. En aquellos tiempos, los aliados de Estados Unidos en la región eran Israel, Arabia Saudí y el Irán del sha. ¿Por qué, entonces, Irak?

Juan Cole tiene una explicación: el 11 de septiembre fue una amenaza para la estrategia estadounidense, ya que comprometió la alianza con Arabia Saudí, considerada un caldo de cultivo del terrorismo, y como consecuencia, Washington optó por poner los dos pies en Irak, desde donde los chiíes, siempre apartados del poder, expandirían la democracia por una región de mayoría suní. El especialista francés Gilles Kepel tiene otra explicación, según ha escrito en The war for muslim minds: Islam and the West (Belknap / Harvard, 2004). Kepel mantiene que los neoconservadores cambiaron la estrategia estadounidense porque llegaron a la conclusión de que los acuerdos de Oslo eran una trampa, ya que el proceso de paz palestino-israelí representaba un riesgo fatal para Israel. La alternativa neoconservadora consistió en darle la vuelta al mapa, empezando por Irak; de momento, ya han anotado dos cambios de régimen, palestinos incluidos.

Fuente: La Vanguardia.

_______________________________________

Curso
 Islam y Mundo Árabe

Presencial y a distancia

Inscripción online

 

 

Editor Ahmed Hijazi
Red Mundo Árabe . Plaza Callao, Nº 1 -
3º- 2, Madrid 28013, España
Teléfono:
915228922 - 637979217 E-mail: mundoarabe@mundoarabe.org
Copyright ©Mundo Árabe  2000-2007 Madrid-España

Resolución de pantalla recomendada 1024 x 768

 

   
 PUBLICIDAD    Tienda Online