Lengua árabe
   Cursos mensuales y continuos

MUNDO ARABE.ORG

     Curso "Islam y Mundo Árabe"

 


 

________________________________

La credulidad que nos condujo a la última guerra puede todavía traernos un nuevo conflicto

Gary Younge

Mundoarabe.org, 16/02/2006, Traducción para Mundo Árabe Cristian Rivarola

 Al día siguiente de que Colin Powell diera su discurso ante el consejo de seguridad de Naciones Unidas, en un intento de demostrar que Irak tenía armas de destrucción masiva (en febrero del 2003) la columnista del Washington Post, Mary McGrory, escribió una columna titulada "Estoy convencida". Describiendo como Vietnam "estuvo cerca de convertirme en una pacifista", McGrory reconoció "nadie que yo conozca está a favor de la guerra". Pero algo en la intervención de Powell la hizo reconsiderar: "no sé como las Naciones Unidas se sintieron sobre el discurso acusador de Colin Powell contra Sadam Husein. Sólo puedo decir que me convenció, y eso que yo era tan difícil de convencer como Francia”.

Dos años y medio más tarde, Powell se refirió al episodio como "una mancha dolorosa" en su registro – una sarta de mentiras y media verdades que han conducido a un montículo creciente de cadáveres.

El poder de ilusión tanto como de desilusión nunca debería ser subestimado. La compulsión de creer en algo que necesitamos y queremos que sea cierto, más que ver la realidad tal cual es, puede ser a veces asombrosa.

¿Recuerdan aquellos testigos que vieron como fue tiroteado y abatido en el metro el estudiante Brasileño Jean Charles de Menezes? No todos ellos fueron citados por la policía, aunque estos no tenían nada que negarles. Mark Whitby, un fontanero de Brixton, creyó que había visto a un terrorista paquistaní ser perseguido y siendo apuntado por policías vestidos de civil. Menos de un mes más tarde el Sr. Whitby dijo al Daily Telegraph que "él ahora cree que lo que realmente vio era al oficial de vigilancia ser empujado fuera del camino" mientras el Sr. Menezes estaba siendo asesinado.

Anthony Larkin, quien estaba en el tren, dijo que vio “salir a este tío que parecía tener alambres y un cinturón bomba”. El paquistaní con cazadora de plumas que saltó las barreras, resultó, que era un brasileño con una chaqueta vaquera que recogió un periódico gratuito y usó su abono de transporte.

No estoy hablando aquí de mentiras. El potencial de la autosugestión es evidente. Lo que es realmente insidioso es la propensión de la gente a sistematizar una serie de posibles, probables, puede ser y podría ser, y construir con estos una realidad que es tan definitiva como incorrecta.

El poder de sugestión, suposición y presunción lo es todo. El día antes de que dispararan a Menezes, Londres vio una tentativa de lanzar un segundo ataque terrorista en dos semanas. Lo que Whitby y Larkin vieron había sido proyectado por el prisma del miedo y los estereotipos, y surgió completamente distorsionado. El precio era el correcto; el mercado estaba preparado y la gente compró.

La guerra en Irak ha revelado cuan persistente y en alza esta este mercado basado en malas ideas y preconcepciones defectuosas. Las malas ideas nos han ayudado a entrar en la guerra, y a menos que examinemos cuales fueron y como algunos se las arreglaron para que las creyéramos, no nos van a ayudar a salir de ella.

En tal mercado siempre habrá vendedores en abundancia. Alguien, en algún lugar, estará siempre vendiendo de puerta en puerta la guerra, el fanatismo, la conspiración, el racismo, la persecución y la apropiación ilícita. Es sólo cuando los compradores crecen en números grandes cuando realmente tenemos que preocuparnos. En momentos críticos la gente no sólo consume malas ideas; también invierten fuertemente en ellas. Entonces cuando la realidad rechaza el juego de la idea, ellos no cambian sus ideas, ellos cambian la realidad.

Hubo por supuesto mentiras; grandes falsedades servidas a ambos lados del Atlántico. El 23 de febrero de 2003 Tony Blair dijo a la Cámara de los Comunes que el gobierno le estaba dando a Sadam "una ultima oportunidad para desarmarse voluntariamente" a través las Naciones Unidas. Tres semanas antes el Presidente George Bush le dijo a Blair que la guerra seguiría adelante a pesar de lo que las Naciones Unidas decidieran. Blair replicó que estaba firmemente a su lado.

Esto es por supuesto vergonzoso, aquellos que mintieron nunca han aceptado la responsabilidad de sus acciones. Pero esto no fue una sorpresa. El caso fue siempre débil y aquellos que lo hicieron nunca fueron dignos de confianza. Lo que es espantoso es el número de personas que no sólo lo compró y lo llevó puesto, sino que todavía esta tratando de venderlo. En octubre pasado, el prometedor ex candidato a la presidencia por los demócratas John Kerry dijo: "lamento que no nos dieran la verdad; como he dicho hace más de un año atrás, sabiendo lo que sabemos ahora, yo no habría ido a la guerra en Irak. Y conociendo ahora toda la gestión de la administración Bush, ambigua e incompetente, dudo que haya muchos congresistas que les dieran la autoridad de la que ellos han abusado tan mal. Ahora sé que no lo hubieran hecho."

Si Kerry no vio la gestión tramposa e incompetente de Bush es por que es un mal juez de carácter. La abrumadora mayoría de personas en el resto del mundo - quiénes tenían mucho menos acceso a la información que él - logró ver la guerra por lo que era. Pero ellos no eran candidatos para ser presidente.

En noviembre el ex asistente de Powell, el Coronel Lawrence Wilkerson dijo en el programa Today "usted comienza a especular, comienza a preguntarse... ¿Estaba este entresijo de inteligencia politizado? ¿Fue escogido al azar? ¿Realmente fue engañado el pueblo americano? Comienzo a tener mis dudas." Figúrate. ¿No deberían empezar las especulaciones antes de arrojar bombas, y no después?

Todo el mundo tiene el derecho a cambiar de opinión y a cometer errores. El número creciente de personas a ambos lados del Atlántico que creen que haber ido a la guerra fue una equivocación es alentador. Pero ya que la guerra lleva por lo menos 3 años, estas excusas son útiles, más allá de la expiación personal, si ayudan a corregir las consecuencias del pecado original

Este particular fallo de girar alrededor de dos frentes. En primer lugar, ellos atribuyen el caso antiguerra al oportunismo. La gente como Kerry respaldó la guerra no por principio, sino por que era oportuno hacerlo. Ellos se oponen hoy por la misma razón.

Segundo, hay un pequeño punto en el que fuimos engañados a menos que veamos que nos hizo tan crédulo en primer lugar. La simple idea de que los EE.UU. tienen el deber histórico de proporcionar el progreso, la democracia y la instrucción moral, encañonados a un arma parece firmemente arraigada en el modo de pensar americano como sus antecedentes de hacer todo lo contrario en América Central, América del Sur y Asia del sudeste. Nada de lo que ha pasado en Irak parece haber cambiado aquella percepción en los EE.UU. Una minoría significativa estuvo contra la guerra desde el principio. Para el resto, el problema con la guerra no es que ellos invadieron un país soberano con un pretexto falso y mataron cientos de miles, el problema es que no están ganando.

“No podemos dejar Irak. Simplemente no podemos" dice el Coronel Wilkerson. "Estamos allí, lo hemos hecho, y no podemos marcharnos." La posición de Kerry es similar. Una encuesta realizada en diciembre demostró que el 48 % de los americanos cree que la invasión de Irak fue un error. Un sondeo de los Angeles Times de la semana pasada reveló que el 57 % de americanos apoya una intervención militar si Irán impulsa por si mismo su capacidad nuclear.

Con cada exposición de tortura, subyugación, equivocación y saqueo usted sigue oyendo que los americanos han perdido su inocencia. De alguna manera siempre la encuentran otra vez justo a tiempo para comprar la próxima mala idea.

Fuente: The Guardian.

Curso
 Islam y Mundo Árabe

Presencial y a distancia

Inscripción online

 

 

Editor Ahmed Hijazi
Red Mundo Árabe . Plaza Callao, Nº 1 -
3º- 2, Madrid 28013, España
Teléfono:
915228922 - 637979217 E-mail: mundoarabe@mundoarabe.org
Copyright ©Mundo Árabe  2000-2007 Madrid-España

Resolución de pantalla recomendada 1024 x 768

 

   
 PUBLICIDAD    Tienda Online