Lengua árabe
   Cursos mensuales y continuos

MUNDO ARABE.ORG

     Curso "Islam y Mundo Árabe"

 


 

_______________________________________

Eliminando testigos

Hernán Uribe

 Jose Couso asesinado, crimen de guerraHasta octubre de 2003, diecisiete (17) periodistas de distintas nacionalidades habían perdido la vida en la guerra colonialista emprendida por Estados Unidos y Gran Bretaña el pasado 20 de marzo para ocupar Irak. En el mismo periodo, 250 miembros de la soldadesca británico-estadounidense también perecieron, lo que resalta cuán alta es la cifra de informadores asesinados. Del mismo modo, la cantidad asombra si sabemos que en la Guerra del Golfo (1991) hubo cuatro periodistas muertos y ocho en la agresión armada en contra de Afganistán (2001).

 La guerra de Bush, que en los hechos continúa, fue cubierta por unos 3.000 periodistas durante la invasión misma, incluidos en esa cifra, los 800 “incrustados”, léase, aquellos que se alinearon con los bandos atacantes y que fueron, precisamente, algunos de los caídos. Un informe de un organismo tan conservador como es el Instituto Internacional de la Prensa (IPI, sigla en inglés) y llamado “muertos en el fuego cruzado” señala que, aparte de los l7 desaparecidos, “muchos periodistas fueron tiroteados, golpeados, encarcelados y censurados”. Esos aparatos, que se dedican a confeccionar politizadas nóminas de los enemigos de la libertad de prensa, deberían colocar ahora en primer lugar a Estados Unidos y a Gran Bretaña.

 El 8 de abril bombardearon desde el aire las oficinas en Bagdad de la televisiva Al Yazira y, además de la destrucción material, mataron al camarógrafo Tarek Ayub. En la misma fecha y con idéntico método destruyeron la televisión de Abu Dhabi, y antes (25-3-03) habían destrozado las instalaciones de la televisión iraquí. Al Yazira, el único canal televisivo que daba cabida a información iraquí ha sido considerado por Washington como un enemigo de carácter bélico ya que en noviembre de 2001 bombardeó la estación de esa agencia en Kabul, Afganistán. (Recuérdese que otro tanto hicieron en Serbia).

 Con el asesinato de corresponsales, la coalición belicista cometió crímenes de guerra y repitió su “hazaña” con la destrucción de órganos de comunicación, puesto que la Convención de Ginebra acerca de las leyes de la guerra (suscrita por EE.UU. y GB) expresa taxativamente que “Los ataques deben limitarse estrictamente a objetivos militares”.

Las víctimas

• Terry Lloyd, Fred Novac y Hussein Othman, todos de la televisión privada británica ITN. Eran de aquellos “incrustados”, pero eso no impidió que fueran tiroteados y muertos el 23 de marzo/03.

• Gaby Rado, el 30 de marzo; pertenecía al Britain’s Channel 4 News.

• Michael Kelly, 46 años, famoso columnista de The Washington Post, murió cuando viajaba con tropas norteamericanas, el 3 de abril.

• Julio Anguita Parrado, de 32 años y reportero de El Mundo (Madrid), cayó –se dijo– cuando el convoy en que viajaba con soldados estadounidenses fue atacado con misiles. Su padre, conocido político comunista y ex presidente de Izquierda Unida (IU), proclamó: ”Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen”.

• Christian Liebig, de 35, en la misma ocasión.

• Kamaran Abdurazq Muhamed, de la BBC (Londres), cayó el 6 de abril en el norte de Irak.

• Kaveh Golestan, periodista independiente que trabajaba para la BBC.

• Paul Moran, de Australian Broadcasting Corp., el 23-3-03.

• José Couso, camarógrafo, de Telecinco, España, y

• Taras Protsyuk, reportero ucraniano que trabajaba para Reuters.

  Los dos últimos aquí mencionados murieron en el ataque al Hotel Palestina, en Bagdad, el 8 de abril 2003.

• Tarek Ayub, reportero de Al-Yazira, eliminado en el ataque a las oficinas antes citado.

• Mazen Dana, camarógrafo de Reuters, balaceado por soldados estadounidenses en el exterior de una prisión en Bagdad y cuando su vehículo exhibía claramente y en letras grandes la calidad de “Prensa”.

• Fred Nerac, camarógrafo de ITV y Hussein Usman, desaparecieron ambos en los inicios de la guerra y se dan por fallecidos.

• David Bloom (sin mayores datos).

 El disparo de un tanque del ejército norteamericano que provocó la muerte de dos periodistas fue un asesinato a sangre fría. Bagdad era ya una ciudad ocupada y todas las autoridades castrenses de EE.UU. sabían que allí vivían y trabajaban todos los periodistas acreditados por ellos mismos. Como pobre excusa, se dijo que el tirador había confundido una cámara fotográfica con teleobjetivo con un misil...

Al tenor de informaciones, el 9 de abril “para el Pentágono el disparo de un tanque contra el hotel donde alojaban 2000 periodistas fue una respuesta (sic) a un supuesto ataque de francotiradores (sic) que se encontraban en el edificio”. Los mentados francotiradores jamás aparecieron, en tanto que los periodistas, indignados, dijeron que jamás vieron un arma en dicho hotel.

Este es un extracto del Informe que presentará esta semana la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) en el IX Congreso de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) a efectuarse en Pátzcuaro, México, del 19 al 21 de noviembre. La CIAP es una instancia FELAP establecida en 1993.

Fuente: Especial de Paralelo 21

www.radio.udg.mx

TC "(l993-2003)"TC "LOS CRIMENES CONTRA PERIODISTAS"

 

Editor Ahmed Hijazi
Red Mundo Árabe . Plaza Callao, Nº 1 -
3º- 2, Madrid 28013, España
Teléfono:
915228922 - 637979217 E-mail: mundoarabe@mundoarabe.org
Copyright ©Mundo Árabe  2000-2007 Madrid-España

Resolución de pantalla recomendada 1024 x 768

 

   
 PUBLICIDAD    Tienda Online