Lengua árabe
   Cursos mensuales y continuos

MUNDO ARABE.ORG

     Curso "Islam y Mundo Árabe"

 


 

______________________________________

Irak: Barril de pólvora

Idris Erdiwah

No era difícil imaginar lo que antes o después iba a ocurrir en Irak. Un pueblo invadido, conquistado, con la patria hollada por asaltantes con derecho a matar siempre será un barril de pólvora sobre el que se sentarán, incómodos, los ocupantes. Conviene tener en cuenta que la violencia del ocupante es represión y la del ocupado es resistencia. Los más poderosos -los ocupantes- tratan una vez más en la historia colonial de presentar la situación como una 'guerra contra la subversión' en la que se ignora la historia y se ocultan los orígenes políticos y militares que provocan la resistencia contra la dominación y la humillación. Irak es ya como Vietnam. Los americanos podrían haber salido de Vietnam en cualquier momento, pero esto habría significado perder su prestigio y admitir la derrota, que es lo que acabó por suceder en abril de 1975, el día en que aquel último helicóptero abandonó humillado la Embajada estadounidense de Saigón.

Ocurre que la Casa Blanca y el Pentágono, aun suponiendo que tuvieran alguna intención de abandonar Irak, que no la tienen aunque hayan declarado la victoria, no pueden salir de allí. Saben que, tan pronto como salgan, tomará el poder un gobierno soberano, antiamericano, del mismo modo que lo tomó en Vietnam un gobierno comunista antiamericano. Si Estados Unidos permanece en Irak durante «años», como el Pentágono desearía, sólo cabe una pregunta: ¿Cuántas bolsas de cadáveres necesita el pueblo norteamericano para pedir una retirada? Sobre Irak pesan más de 20 años de guerra; virtualmente, toda la población masculina ha estado militarizada. Más de 7 millones de armas fueron distribuidas por el régimen de Saddam; miles de cohetes y morteros quedaron abandonados cuando cayó el régimen. La lucha armada organizada en Irak puede estar todavía en su infancia, pero los resultados son cada vez más devastadores. La resistencia se está volviendo más audaz: mísiles tierra-aire derribando aviones militares de transporte, sabotajes de los oleoductos.

La resistencia al invasor ha transformado la guerra en una masacre cotidiana, las bajas civiles iraquíes llegan a diez por día. O sea, diariamente diez familias en Irak acumulan odio y se transforman en potenciales apoyos a las guerrillas. La ocupación se está convirtiendo en el principal sargento reclutador de la resistencia y, cómo no, para los fanáticos de Al-Qaeda en toda la zona. La situación de las tropas norteamericanas es problemática: 16 soldados asesinados en septiembre, 33 en octubre y ya van 34 en noviembre, sin mencionar a mutilados y heridos. El desmoronamiento de los soldados es galopante. Sin embargo, la Casa Blanca y el Pentágono parecen incapaces de darse cuenta de la rapidez con la que se deteriora la posición política y militar del país. Incluso después de que una docena de misiles impactaran en el hotel Rashid de Bagdad y estuvieran a punto de acabar con la vida de Paul Wolfowitz, subsecretario de Defensa y uno de los arquitectos de la guerra, los generales estadounidenses siguen sosteniendo ante los incrédulos reporteros que la seguridad global en el país está mejorando.

En su ceguera ante la realidad militar, los inventores de la guerra se parecen cada vez más en sus discursos al muy ridiculizado ex ministro iraquí de Información, 'Alí el Cómico', quien seguía hablando de gloriosas victorias cuando el ejército invasor entraba en Bagdad. Cada ataque se interpreta como evidencia de que los «residuos» del régimen de Saddam se «desesperan» más y como que los Estados Unidos realizan grandes avances. Si la preguerra y la guerra en Irak ya nos ofrecieron paradojas, la posguerra no va a ser menos. La primera es que quizás nos encontramos con la primera guerra de la historia en la que el bando 'vencedor' está teniendo más bajas que durante los combates, después de haber anunciado que ha ganado el conflicto. Estados Unidos está tan solo como al principio de la guerra, y debe soportar sin apoyos las cuentas y las muertes, mostrando al mundo su incapacidad para vencer y mucho menos para convencer. La caja de Pandora abierta con el inicio de la guerra sigue liberando monstruos y terrores sobre el mundo.

El autor es presidente del Centro Vasco Árabe Libio de Cultura. Este artículo ha sido publicado en El Correo Digital (Vizcaya).

_____________________________________

Editor Ahmed Hijazi
Red Mundo Árabe . Plaza Callao, Nº 1 -
3º- 2, Madrid 28013, España
Teléfono:
915228922 - 637979217 E-mail: mundoarabe@mundoarabe.org
Copyright ©Mundo Árabe  2000-2007 Madrid-España

Resolución de pantalla recomendada 1024 x 768

 

   
 PUBLICIDAD    Tienda Online