Lengua árabe
   Cursos mensuales y continuos

MUNDO ARABE.ORG

     Curso "Islam y Mundo Árabe"

 


 

 Irak

Manifiesto: 

Contra la guerra y la dictadura

Paz y libertad para el pueblo iraquí.

Desde el 11 de septiembre de 2001 asistimos al desarrollo de una campaña de propaganda conducida por la mayoría de los gobiernos occidentales y sus medios de comunicación contra los musulmanes  y los árabes. Dentro de este marco propagandístico, el gobierno estadounidense y su más fiel aliado, el  gobierno británico, intentan llevar a la practica una estrategia de “ataques preventivos”.  Práctica que  nos recuerda a los tiempos en los que los fascismos que provocaron  la Segunda Guerra Mundial utilizaban las mismas tácticas para invadir Estados, dominar riquezas y exterminar pueblos y etnias. Hoy día esta misma política vuelve al escenario de las relaciones internacionales, desde luego, dirigida contra los árabes y musulmanes. Asimismo, los promotores de dicha política intentan desviar la opinión pública, disimulando sus verdaderos objetivos imperialistas de dominación, presentando sus guerras como “guerras contra el terrorismo”. 

En este sentido, observamos desde finales de la primavera una campaña bélica dirigida contra la República Iraquí que, a pesar de todos los intentos de los gobiernos de EE.UU. y Bretaña, no ha logrado convencer a la opinión pública mundial de sus pruebas contra el régimen de Sadam Husein, antiguo aliado de los Estados Unidos y los países de la OTAN. Las supuestas pruebas de posesión de armas nuclear por parte de Irak que fueron presentadas por EE.UU. y  Gran Bretaña han sido desmentidas categóricamente por la Agencia Internacional de Energía Atómica y la ONU.

Tras los sucesos del 11 de septiembre, el escenario político ha cambiado para reflejar claramente la gran inestabilidad mundial que provoca la reacción imperialista de los Estados Unidos. El silencio del resto de los países occidentales ante la política vengativa de la administración Bush no hace más que dejar las manos libres para que dicha administración ponga en marcha su estrategia de “ataques preventivos”. De este modo, las numerosas declaraciones de responsables estadounidense han dejado al descubierto las verdaderas intenciones norteamericanas para atacar Irak. Las ambiciones imperialistas por el petróleo iraquí y la dominación geopolítica de Oriente Próximo son los objetivos reales de esta estrategia bélica.

 El régimen de Sadam Husein nunca ha sido el problema para los Estados Unidos y  G. Bretaña hasta principios de los años noventa. Es más, Sadam ha sido un fiel aliado al servicio de Occidente durante la guerra irano-iraquí. Los mismos países que le critican hoy son los que guardaron silencio en el invierno de 1988 cuando el Gobierno de Sadam atacó a la población kurda-iraquí con gases tóxicos facilitados al régimen por los Estados Unidos.  La violación de los derechos humanos en Irak nunca ha sido denunciada por los países de la OTAN hasta después de la Segunda Guerra del Golfo (1991). Al mismo tiempo, las sanciones impuestas a Irak no han hecho más que profundizar el genocidio que vive el pueblo iraquí desde hace más de veinte años: más de un millón de iraquíes han muerto a consecuencia de las sanciones, así como por las enfermedades causadas por el uranio empobrecido y las sustancias químicas y radiactivas utilizadas por EE.UU. y sus aliados en su guerra contra Irak.

La paz internacional esta en su peor momento desde hace más de cincuenta años. La instabilidad mundial consiste hoy en los planes bélicos angloamericanos, el aumento de los gastos militares de los países de la OTAN, la caza de brujas lanzada contra los árabes y musulmanes que viven en Occidente, la guerra lanzada por el Gobierno israelí contra el pueblo palestino, así como la llamada “guerra contra el terrorismo” que pretende criminalizar a todos los movimientos civiles y políticos contrarios a esta estrategia.  

 La contradicción entre las informaciones y esfuerzos de las organizaciones multilaterales y la cerrazón política de Estados Unidos y el Reino Unido en su empeño para acabar con el régimen de Sadam Husein solamente se pueden justificar desde la óptica unilateral de sus intereses geoestratégicos: la reconfiguración del mapa geopolítico  de Oriente Medio y el absoluto control sobre las materias primas de la zona. Sin que les interese la situación de los derechos humanos en esta zona del Mundo, ni el genocidio de la guerra permanente que lanza el Gobierno israelí contra los palestinos.

Ante esta situación que vive el mundo en general y Oriente Próximo en particular, deseamos expresar lo siguiente:

bulletConsideramos cualquier guerra contra Irak como una acción de terrorismo de Estado injustificable.
bulletCondenamos los planes bélicos angloamericanos que no hacen más que desestabilizar el Mundo Árabe o los demás países musulmanes.
bulletPedimos el fin de las sanciones genocidas impuestas a Irak.
bulletCondenamos firmemente la dictadura de Sadam Husein y apoyamos el derecho del pueblo iraquí a elegir su futuro.
bulletCondenamos el silencio internacional ante el genocidio permanente del Gobierno israelí contra el pueblo palestino. 
bulletApostamos por una cultura de paz frente al militarismo.

No a la guerra, No a la dictadura

Paz y Libertad para el pueblo iraquí

 

 

 

Curso
 Islam y Mundo Árabe

Presencial y a distancia

Inscripción online

 

 

Editor Ahmed Hijazi
Red Mundo Árabe . Plaza Callao, Nº 1 -
3º- 2, Madrid 28013, España
Teléfono:
915228922 - 637979217 E-mail: [email protected]
Copyright ©Mundo Árabe  2000-2007 Madrid-España

Resolución de pantalla recomendada 1024 x 768

 

   
 PUBLICIDAD    Tienda Online